El género periodístico de opinión en periodismo de la ciencia

0
107
Periodismo

Recién la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió diferenciar claramente los contenidos informativos de los de opinión para los concesionarios de radio y televisión, bajo el sustento que es derecho de las audiencias que se distinga entre opiniones e información noticiosa (La Jornada, 20-01-22).

¿Qué pasa con los demás medidos de comunicación, con las redes sociales? La prensa impresa universalmente se rige por normas universales desde hace mucho y lejos; en nuestro país está normada en una Ley Federal de Imprenta, y es de las normas que regula a los artículos sexto y séptimo constitucionales.

Asimismo, es prácticamente universal la distinción de opinión e información en la prensa que hoy llaman tradicional, por los géneros periodísticos que la caracterizan tanto en el diseño como en la redacción: notas informativas, reportajes, opinión editorial, columnas de opinión, secciones, publicidad.

Para el periodismo de la ciencia, que es más preciso que decir popularmente “periodismo científico”, es particularmente importante independientemente del medio por donde se difunda. Durante la pandemia puede observarse en la prensa tradicional en México y en el mundo que un científico, un experto, dice a la prensa tal o cual cosa sobre la pandemia y su “manejo”, que es “opinión” y no “información”.

¿Cómo puede saber esto el reportero o el editor? Ha sucedido reiteradamente que la opinión de algún científico en su calidad de ciudadano y no de investigador especializado sobre el tema se difunde como información y no como opinión, en descargo de la responsabilidad del medio impreso, en principio, pero no se descarga de la selección deliberada del informante.

En el caso de esta Maraña Cósmica se trata de una “columna de opinión”, no hay confusión con las notas informativas. Sin embargo, mis opiniones están “autorreguladas” porque son la puesta en práctica del género periodístico de opinión, parte de un proyecto académico de comunicación pública de la ciencia cuyo objetivo es posicionar a la ciencia en la agenda de la opinión pública, aprobado y sujeto a revisión por cuerpos colegiados que supervisan los planes académicos de comunicación de la ciencia en la UNAM.

Me atrevo a opinar, además, como periodista profesional que ejerce como tal desde 1970 , en principio. Ya como estudiante de la licenciatura de periodismo y comunicación publiqué reportajes que tenían que ver con la ciencia, y con lo académico en la UNAM cuando una crisis institucional en Arquitectura.

Más tarde en el trabajo profesional he acumulado la experiencia de reportero gráfico, reportero de las fuentes de Presidencia. en la administración de López Portillo; Gobernación, cuando la “legalización” de los partidos Comunista, Mexicano de los Trabajadores, Socialista de los Trabajadores y el sinarquista. Mi confiabilidad fue puesta a prueba en una entrevista al secretario de organización comunista, acordada entre “operadores del sistema” y la dirigencia de ese partido.

Periodismo en la ciencia no es “otro” periodismo. La ciencia es una manera de ver y pensar confiable, de ella tomo herramientas para ejercer el oficio. Los fenómenos no suceden porque sí, tienen una causa; tienen una evolución a partir de un punto inicial. Preferir fuentes originales, institucionales; qué dicen los hechos, los sucesos por sí mismos independientemente del observador. Busco ser objetivo pero difícilmente imparcial.

Estudié y postgradué estudiando la presencia o ausencia de la ciencia en la Opinión Pública. En el género opinión para incidir en la opinión pública no busco enseñar sino documentar mi opinión. Una columna de opinión no es un artículo para revisar por pares y llenarlo de insufribles citas, pero sí busca inducir una versión confiable, humana, en los temas que se abordan.

La resolución de la Suprema Corte citada al inicio no atañe a la prensa escrita impresa, y ya deja ver un resquicio para dar rienda suelta ya no solo a “opiniones” sino abiertas mentiras y falsas noticias, en México y en el mundo. Aprovecho para recomendar asomarse al compendio “El uso de evidencia científica y opinión experta en las sentencias de la SCJN”, editado por El Colegio Nacional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escriba su comentario
Ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.