El presupuesto estadounidense para ciencia prioriza los retos de esa nación

0
25
El presupuesto del gobierno de Estados Unidos es aprobado o modificado por sus legisladores

Como en México, el presupuesto del gobierno de la república de Estados Unidos es aprobado o modificado por sus legisladores. La mayoría demócrata pone a discusión en el legislativo un plan de 45 mil millones de dólares para la investigación científica, de un total presupuestario de 3.5 billones de dólares, según reporte de Jeffrey Mervins, de la revista científica Science. No esperan ningún voto de la oposición republicana.

Los planes presupuestarios están pensados para 5 y diez años a futuro, y son para las instituciones que están bajo la jurisdicción de un Comité Científico, que incluyen al Departamento de Energía (el que mayor tajada se llevará), la Fundación Nacional de Ciencias (NSF), la Agencia Aeroespacial Estadounidense (NASA), la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) y el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología.

No son los únicos recursos gubernamentales que reciben las instituciones públicas de investigación científica. Anteriormente el Senado aprobó un paquete de mil millones en infraestructura para la investigación, además de proyectos independientes que ya fueron aprobados en junio por los legisladores para programas específicos de la Fundación Nacional de Ciencias y el Departamento de Energía.

Los laboratorios públicos relacionados con el Departamento de Energía serán los que mayor tajada se lleven. Son 10 laboratorios nacionales relacionados con Energía que recibirán recursos para construir y actualizar instalaciones e infraestructura de investigación, y para investigar la fusión nuclear (distinta a la fisión que hoy se utiliza), además para la promoción de energías alternativas como la eólica, solar, geotérmica, etc.

Los recursos para la National Science Fundation estarán destinados a sus ocho direcciones de investigación y educación para construir nuevas instalaciones, además de cuantiosos recursos para colegios y universidades con acusada población negra y otras instituciones que atienden a gran número de estudiantes de minorías.

Para el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología, la Administración Nacional de Oceanografía y Atmósfera y el Departamento de Comercio tendrán presupuesto para impulsar la innovación regional, investigación aplicada y nuevas tecnologías que impulsen el desarrollo económico. El NOAA en particular tendrá financiamiento para una miríada de proyectos para entender mejor y adaptarse al cambio climático, para realizar modelos simulados y pronósticos del tiempo, océanos, clima y aviones para rastrear huracanes.

La Agencia Espacial Estadounidense obtendrá recursos presupuestales hasta 2026 para reparar y modernizar su red de instalaciones de investigación y reforzar programas de investigación para el cambio climático.

Como puede observarse, los congresistas estadounidenses no tienen remilgos entre ciencia básica y aplicada. Lo que sí es de subrayarse y quizá ayude a entender que el país adalid y principal impulsor del neoliberalismo está priorizando los programas federales para el bienestar social y enfocar las partidas para la investigación de lo que es sustantivo para los retos que esa nación vislumbra.

Lo ideal sin duda para cualquier sociedad es financiar toda la investigación, básica o aplicada, pero no es lo único que se requiere financiar, se priorizan las necesidades más apremiantes para nación desarrollada o no (fuente: Science, 07-09-21).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escriba su comentario
Ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.