El individualismo es antihumano

0
6
El individualismo es antihumano

El individualismo es una manera de pensar, es una ideología que supone que lo importante es el desarrollo y progreso del individuo en contraposición de lo comunitario. Distinto a justificar “cada cabeza es un mundo” y cada quien tiene derecho a pensar o creer, el individualismo es un despropósito desde la perspectiva de la evolución de nuestra especie.

Por muchos años y en distintas épocas las ciencias que se ocupan de entender y explicar el cerebro humano, el comportamiento, las conductas, debatían entre «nature vs. nurture» (traducible como naturaleza frente a crianza) para saber si la inteligencia, el carácter, la personalidad son heredadas y tienen una base genética o, por el contrario, es el entorno en el que ha crecido una persona, la educación recibida, la alimentación, la salud las responsables.

En la actualidad la falsa controversia se ha superado con base en acumulación de evidencia. Las ideas más aceptadas en neurociencias y psicología son que la herencia importa; el ambiente, la crianza, la educación influyen en el desarrollo del individuo e, inclusive, la paleontología y la biología evolutiva han echado por tierra la falsa idea de “razas” en la humanidad (“¿El cerebro nace o se hace? Genes y ambiente”. Alonso & Esquísabel, Emse Edapp, 2019).

En el año 2005, cuarenta investigadores de varios países propusieron a Estados Unidos el proyecto Epigenoma Humano, en continuidad con un proyecto europeo similar iniciado en 2003. El objetivo del consorcio internacional es hacer un mapa de más de 1000 tipos celulares y comparar las variaciones que tienen lugar entre distintos individuos.

Epigenoma se deriva de la epigenética que estudia los mecanismos que regulan la expresión de los genes y establece la relación entre las influencias genéticas y ambientales que determinan el conjunto de caracteres visibles que un individuo presenta como interacción entre sus características genéticas y el medio ambiente.

Al igual que el Proyecto Genoma, el Epigenoma es público, esto es que ninguna empresa puede patentar el genoma ni el empigenoma. El consorcio internacional en el que participan tanto instituciones de investigación pública como privada ha establecido un portal con todos los mapas obtenidos hasta la fecha para que los datos estén a disposición de cualquier investigador o persona interesada. Para 2016 el portal había sido visitado 15 mil veces por investigadores de más de 100 países.

Distinto al Genoma Humano, que se hizo público el 2 de junio de 2016, el problema es que el Epigenoma todavía resulta difícil y lento de leer, por lo que la tarea de completarlo puede llevarse toda una década.

Yo agrego que la pandemia Covid 19 ha sido la más robusta evidencia de que el “rebaño humano” habita en todo el planeta; SARS_CoV2 demostró que no hay razas, nacionalidades, fronteras ni clases sociales, lo mismo infectó a unas y a otros.

Asimismo, los más o menos fallecidos han puesto en evidencia la parte de las condicionantes ambientales de la genética humana (educación, acceso a la salud, alimentación sana, acceso a agua potable, etc), las comorbilidades como la diabetes tipo 2 (que nos provocamos por alimentación chatarra), la obesidad por exceso de grasas y calorías, falta de ejercicio y falta de lugares donde hacerlo, tabaquismo, EPOC, hipertensión.

En cuanto a la ciencia y la capacidad de los individuos para investigar, los rusos Kedrov y Spirkin en su obra La Ciencia publicada en 1967, demostraron que su distribución era estadística en toda la población, por lo que excluir del desarrollo y los servicios públicos a grandes sectores redundaba en la merma de investigadores científicos (La Ciencia. M.B. Kedrov y A. Spirkin, Ed. Nauka, Moscú, 1967).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escriba su comentario
Ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.