Las noticias falsas matan, ¿quiénes mecen la cuna?

0
285

El torrente de información falsa ha llegado a tales extremos que se ha tornado en “objeto de estudio” de particular atención para investigadores de diversas disciplinas, no sólo las que estudian la psicología del comportamiento, las conductas, sino también la comunicación de la ciencia pasando por la comunicación mediatizada por computadora.

La revista Science News publicó recién una compilación de algunos de estos estudios, firmada por Alexandra Witze, bajo el título “Cómo detectar, resistir y contrarrestar la avalancha de noticias falsas” (Science News 06/05/21).

Todos los investigadores aludidos en el artículo reconocen que el reto es complejo pero que es necesario abordarlo particularmente con la pandemia Covid 19, más no solo, “porque la mala información puede matar”.

En efecto, alemanes -por ejemplo- se han reservado vacunar con la AstraZeneca (ya “liberada” en Europa) desconcertados por la información de que varios países europeos la habían bloqueado por casos de pequeños trombos en la sangre atribuidos a la vacuna (la histeria mediática en México gritaba los europeos no a la vacuna, en México sí). El problema es que los millones de dosis de AZ las tienen, al tiempo que a las autoridades se les reclama la lentitud en la vacunación (DW 06-05-21).

Los investigadores en noticias falsas en el artículo que cito prestan mucha atención a las redes sociales, subrayando que la mayor parte de víctimas de las falsedades “caen” sobre todo en las que son videos manipulados, más que los textos y que los vigilantes de las falsedades de las propias empresas de las redes analizan más los textos y dejan pasar los videos. Sin embargo, no dejan de lado a los medios tradicionales, mostrando una gráfica en la que experimentaron la variación de credulidad de las víctimas respecto a diarios como The New York Times, Washington Post, Fox News, Daily Mail y otros.

Al igual que muchos otros lo hemos analizado, Alexandra Witze subraya que la Covid 19 ha puesto sobre la mesa la magnitud del fenómeno en tiempo real y en todo el planeta, aunque también hace referencia a las falsas informaciones sobre la realidad del cambio climático, la siguiente -aunque actual- amenaza que se nos cierne a los humanos.

Lo que yo echo de menos en el artículo de Science News es el análisis de quién o quienes mecen la cuna de las noticias falsas, ni su intencionalidad. Pongo por ejemplo que en Europa las vacunas rusa Sputnik V y chinas Cansino y Sinovac simplemente han descalificadas, ignoradas y despreciadas. Todas las vacunas en boga sin excepción aún son experimentales, de emergencia para la OMS y así lo ha hecho público; todas presentan casos de efectos colaterales mínimos frente a los beneficios ¿Por qué tanto prurito por la Astra Zeneca en Europa?

La vacuna fue desarrollada en el Reino Unido por la Universidad de Oxford (como Covishield y Vaxzevria), asociada con la empresa Astra Zeneca. En Europa, las élites económicas y políticas están muy enojadas con los británicos por su salida de la Unión Europea y aún debaten por los acuerdos (o desacuerdos) en aranceles y derechos ciudadanos de libre circulación territorial. Asimismo, es del dominio universal que la confrontación europea con Rusia nada tenía que ver si eran comunistas y de los chinos, comunistas con capitalismo de Estado, se alarman por su crecimiento a punto de desplazar a los propios Estados Unidos, más que por las “libertades democráticas” de sus ciudadanos.

No obstante, está el tema del calentamiento global y el cambio climático, las fake news apuntan sobre el tema a su negación más que por su exageración. De igual forma cabe la pregunta quién mueve la cuna. En ambos casos, pandemia y cambio climático son los intereses afectados los que cuentan, no la salud de los humanos ni su sobrevivencia como especie en el planeta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escriba su comentario
Ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.