Vacunas, lección de aprendizaje para el cuerpo contra el virus

0
301

Duro y dale que te pego con las vacunas. Que si por su origen nacional, que si son sustancias controladoras de nuestra voluntad mediante un chip, que si la fabricaron los chinos para estrujar a occidente o son como las mercancías de los mercados populares, copias chafas y baratas. Hasta ahí las disparatadas ficciones, “montajes fuera de la realidad”.

Las vacunas no son otra cosa, otro portento ni más ni menos, que un mensaje cifrado para nuestras fuerzas defensivas del cuerpo, que le dan instrucciones precisas para que sepa identificar un rasgo característico del invasor, su armamento fundamental de ataque: sus espigas que lo hacen tan característico; para cuando invada el de a deveras, el contra ataque sea con información verificada, mesura y organización, y no cause tales estropicios que en algunos provoca la muerte. La mente ayudando al cuerpo de todos los demás.

Codificar este mensaje para instruir a nuestras defensas a confrontar con eficacia al invasor requirió de muchas habilidades y conocimientos científicos desarrollados por la humanidad a lo largo de su existencia. El primer portento fue lograr el despliegue del mapa de diseño y operación del virus SARS_CoV2, un montonal de decenas de miles de moléculas que, sin embargo, presentan esquemas que se pueden agrupar y representar con letras, se pueden identicar también los arreglos de esas letras -que son UACG-, su significado, la instrucción y operación de cada parte de todo el andamiaje del bicho. UACGGCUAUACG y así decenas de miles, cada letra un andamiaje molecular.

La infección se desató en diciembre del 2019, inmediatamente se identificó al agente: un virus de la agrupación de los que tienen coronita. Muy poco después se le etiquetó: virus que causa enfermedad respiratoria grave SARS; es coronavirus como otro SARS pero es distinto, este es el dos, CoV2. Para el 10 de enero de 2020, los investigadores genéticos chinos compartieron a sus colegas del mundo el mapa completo de instrucciones y sistema operativo del coronavirus.

En los meses de febrero y marzo ya se leían artículos de investigación que describían cómo atacaba el bicho a la células y cómo lograba eludir los anticuerpos. El virus usa sus espigas para acoplarse a la pared de la célula, particularmente a la proteína etiquetada como ACE2.

Semanas después podía leerse no sin fascinación cómo se despliega espiga, se enchufa a la pared de la célula y la abre. Se describe además el arreglo molecular que constituye la proteína de la espiga. Buena parte de los grupos fuertes de investigación se enfocaron en la proteína de la espiga.

Para el mes de julio cerca de agosto ya se conocían avanzados procedimientos para colocar el mensaje de instrucciones para que nuestro sistema inmune conozca y aprenda a reaccionar cuando aparezcan las espigas con todo y la esfera del arsenal del virus verdadero. Las vacunas hasta ahora circulantes en el mundo se basan en la proteína de la espiga.

Lo que las hace diferentes es el vehículo que se escogió para transportar la proteína espiga al interior del cuerpo humano. Algunas colocan la proteína dentro de esferas de grasa. Otras recortan del libro del genoma del virus el segmento de las instrucciones de la espiga (ARNm) y lo colocan en la cápside, en el “fuselaje” de otro virus inocuo (adenovirus).

Lo que sucede cuando la proteína de la espiga del virus ingresa a nuestro organismo, inoculado en el músculo mediante una sustancia líquida inyectada con jeringa, el sistema inmune, el sistema de medidas iniciales para contrarrestar el ataque de intrusos agresivos, aprenderá a ir creando anticuerpos contra la proteína de la espiga. Si llegaran a invadir las hordas del coronavirus por contagio, los anticuerpos detectarán la espiga y se desatarán las medidas de contra ataque, hasta nulificarlo.

Todas las vacunas son seguras y eficaces. En lo fundamental operan igual, con la proteína de la espiga. Algunas son dos dosis, la primera sirve y produce anticuerpos, la segunda es un refuerzo. Otras son de una sola dosis.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escriba su comentario
Ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.