El truculento futuro del agua

0
382
Escasez de agua
Escasez de agua. Imagen de Roberto Sitzia

El año 2020 cerró con la puesta en la bolsa de valores de Wall Street, por parte del CME Group, del recurso natural más valioso para la civilización humana: el agua.

Con el primer “contrato de mercado de futuros”, se asegura un precio del activo a largo plazo si llegase a subir por su escasez y así evitar afectar a los sectores estratégicos, como el agrícola. Pero, también este tipo de acuerdo puede producir distintas desventajas, por ejemplo, pérdidas en las inversiones o especulaciones.

A pesar de que el movimiento bursátil solo delimita al estado de California y, por ahora, no afecta al resto de los Estados Unidos o demás naciones del mundo, los temores por la escasez del recurso ante el panorama que vislumbra el cambio climático y los impactos ecológicos que ya se empiezan a apreciar en todo el planeta, han desarrollado los primeros conflictos humanos. Un ejemplo, fue el visto en el transcurso del 2020 entre el gobierno mexicano y grupos de agricultores por la distribución del agua del Río Bravo, o las desacuerdos diplomáticos entre Egipto y Etiopía por la entrega del caudal del Nilo.

El agua es abundante sobre la superficie del planeta Tierra, pero no toda es para el consumo humano. Se estima que el 97.5 % de la cantidad total se localiza en los océanos y solo 2.5 representa a la dulce. De este pequeño porcentaje, 70 % está congelado en los glaciares, 30 % retenida bajo la corteza terrestre y el restante 10 %, se encuentra en ríos, lagos y humedad. Sólo un uno por ciento se tiene al alcance de la humanidad.

La limitada distribución del agua en todo el mundo, causa que más de 4 mil millones de personas tengan una falta considerable, a grado tal que en promedio, puedan estar en situación de gravedad al no acceder en al menos un mes al recurso de manera directa.

De acuerdo al Informe Mundial de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos 2020, emitido por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la demanda del agua ha crecido por seis en el último siglo, creciendo a un ritmo del 1 por ciento anual justificado al aumento de la población humana, el crecimiento económico y modificaciones en el uso del recurso.

Por lo anterior, el ritmo acelerado de consumo, sumado al crecimiento económico de países que aumenta la demanda, las variantes que provoca el cambio climático combinado a la contaminación del agua, ha conllevado a que se convierta en un recurso no renovable.

Gracias a la astronomía, se ha podido corroborar que el agua es una sustancia común en el universo, y se ha localizado desde las lejanas y colosales galaxias, hasta los planetas que hay en nuestro sistema solar. Desafortunadamente, la civilización humana, aún no tiene la tecnología para acceder a estos grandes reservorios en un corto plazo, por lo que el recurso acuoso que cuenta el planeta Tierra está contado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escriba su comentario
Ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.