¿Estrella de Belén?

0
188
Saturno (arriba) y Júpiter (abajo), vistos el domingo 13 de diciembre de 2020, en Luray, Virginia. Los dos planetas se están acercando en el cielo a medida que se dirigen hacia una "gran conjunción" el 21 de diciembre, donde los dos planetas gigantes aparecerán separados por una décima de grado. Créditos: NASA / Bill Ingalls

Recién hubo enormes torrentes en las redes sociales que este año podría observarse la Estrella de Belén el 21 de diciembre y muchos medios se hicieron eco, aunque informando que se trata del fenómeno astronómico de la conjunción de los planetas gigantes gaseosos Júpiter y Saturno, más que de la estrella que según se cuenta vieron los Reyes Magos.

En efecto, de acuerdo con un comunicado de la NASA, el 21 de diciembre tendrá lugar la llamada “Gran Conjunción” de Júpiter y Saturno, describiéndola como lo que popularmente llaman “Estrella de Navidad”. Es como si estuviéramos en el centro de una pista de carreras oval y observáramos cómo un coche va alcanzando a otro hasta que se ven en una sola línea, aunque cada uno va por su carril sin encimarse en el del otro, así los planetas.

Los planetas en su trayectoria orbital alrededor del Sol parecen cruzarse entre sí en el Sistema Solar. Júpiter y Saturno lo hacen cada 20 años. El fenómeno que lo hace singular este diciembre es que los planetas se alcanzarán cuando en el punto de observación en la Tierra es de noche, eso no sucedía desde hace 800 años, y 400 de que lo hicieran tan cerca un planeta del otro. Desde luego no se trata, pues, de ninguna “estrella” que sea la de Belén.

La Estrella de Belén es de la autoría de Mateo en su evangelio, donde tres sabios de oriente se inspiran en la estrella para viajar a Jerusalén. Ahí se encuentran con el Rey Herodes de Judea al que preguntan “¿Dónde está el que ha nacido rey de los judíos? Porque hemos visto su estrella en el oriente y hemos venido a adorarle”.

La mayoría de la cristiandad cree que la estrella fue una señal milagrosa; teólogos afirman que la estrella cumplió la Profecía de la Estrella y algunos astrónomos han intentado encontrar un vínculo entre la narración de Mateo y eventos celestes, como esta conjunción de Júpiter y Saturno, o de Júpiter y Venus; algún cometa o una supernova, pero ninguno cuadra con las fechas o el fenómeno celeste. La conjunción se habría visto al Oeste al atardecer, no podría haber orientado a los Magos al Sur desde Jerusalén a Belén.

Imagen de enriquelopezgarre

En todo caso se trata de una ficción piadosa que tiene sentido para quienes tienen creencias cristianas. Sin embargo, muchas otras culturas del hemisferio Norte tienen otras creencias y rituales en estas épocas, lo mismo el la estepa rusa que en los países nórdicos, escandinavos o mesoamericanos, y se remontan a miles de años antes que la presunta aparición del mesías nazareno.

Estos rituales están más en conjunción con la naturaleza y son muy coherentes entre sí, no obstante la enorme separación geográfica de unas y otras culturas. En el hemisferio Norte, en estas fechas, está teniendo lugar el solsticio de invierno. La inclinación de la Tierra sobre su eje con respecto al plano de su órbita alrededor del Sol hace que la incidencia de los rayos solares sobre la superficie sea oblicua, modificando a la baja la temperatura del ambiente.

Todos los poblamientos humanos en el hemisferio Norte, durante el solsticio de invierno, observan que paulatinamente la naturaleza se apaga, se caen las hojas, otras especies de animalitos se van (migran) o se guardan (hibernan), las noches se alargan y el frío enseñorea. Se juntaban entonces con dos motivos. Bien habían podido acopiar suficientes alimentos, semillas o frutos secos y se reunían al calor del fuego para celebrar juntos la buena fortuna. O no habían podido acopiar suficiente abasto y la temporada se presentaba sombría y fría; entonces se reunían para confraternizar y desear mejores tiempos cuando la naturaleza “reviviera” en primavera. Son las fiestas del solsticio y tienen, a mi juicio, más sentido universal e incluyente, humano, muy relacionado con el medio ambiente, con independencia de la deidad en la que se crea. ¡Felices fiestas del Solsticio!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escriba su comentario
Ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.