El reto de vivir en el espacio exterior

0
118
Cilindro de O’Neil
Un cilindro de O’Neil es un hipotético habitat, diseñado por físico de Princeton Gerard ÓNeil. Estos generan gravedad artificial mediante rotación de sus segmentos y puede alojar distintos habitats que simulen la vida en la Tierra. Imagen: NASA

Han pasado poco más de 150 años desde que la célebre novela, De la Tierra a la Luna, del francés Julio Verne, viera la luz. Hoy, la pericias de Impey Barbicane, J. T. Maston y Miguel Ardan, parecen ser una historia profética, que se cumpliría un siglo después.

En el tiempo de Verne, la máquina de vapor de Watt, rugía para desplazarse grandes distancias, y a pesar que quedaba lejos el primer vuelo de los hermanos Wright; el novelista de ciencia ficción, logró vislumbrar un futuro en donde podría ser posible viajar a otros mundos, invocando a la ciencia para construir una obra cercana a la realidad.

Y en una de sus descripciones, consideró algunas necesidades básicas para la supervivencia del humano en un viaje al satélite natural de la Tierra, cómo la necesidad de oxígeno y ambientes con microgravedad.

Hechos para la Tierra

Probablemente, el cuerpo humano, empieza a ver los resultados de los procesos evolutivos en su fisionomía desde que el Australopithecus afarensis, recorría la planicie africana hace poco más de 3 millones de años.

Evolución humana.  Imagen: vOpenClipart-Vectors. Fuente: Pixabay
Evolución Humana Cortesía de Pixabay vOpenClipart-Vectors

La fisionomía humana se ha adaptado de acuerdo a las condiciones de la gravedad del planeta Tierra, pero también a su temperatura, luz, medio ambiente y exposición a la radiación solar y cósmica que logra sortear la atmósfera.

Vivir en la Luna, en Marte o en una estación espacial, conlleva a cambiar dichas variables de manera abrupta, lo que representa un proceso que puede generar graves consecuencias en el funcionamiento del organismo e incluso arriesgar la vida.

El castigo del espacio exterior

En el espacio exterior, en donde el cuerpo humano no está protegido por la bondad del planeta Tierra, la falta de gravedad produce en el cuerpo humano alteraciones importantes. “En la parte cardiovascular, podemos decir que el fluido de sangre que hay en las piernas y en el abdomen se va hacia el tronco y hacia la cabeza, y lo que hace en el cuerpo es ejercer presión; y en consecuencia, se empieza a deshacer de líquido -de plasma- por medio de la orina…Y en este proceso, el corazón se puede dañar, ya que el ventrículo izquierdo se adelgaza, debido a que el corazón late menos…”; describe para EL UNIVERSO, Carlos Salicrup Díaz de León, médico cirujano por la UNAM y maestro en medicina aeroespacial por parte de la Universidad Wright State, auspiciada por la NASA.

Dr Carlos Salicrup Diaz de León.

La percepción de la orientación es afectada inmediatamente al llegar al espacio exterior, ya que su funcionamiento, se basa principalmente, en el oído humano y este órgano requiere la gravedad para su correcto desempeño, “lo que produce en los primeros días en el ambiente espacial, se produzcan mareos, desorientación y vómito”.

Pero, estadías prolongadas en estos ambientes, pueden generar daños irreversibles en el cuerpo humano, por ejemplo, “los ojos también son un problema, la visión a distancia se deteriora, aún no se sabe la causa, se piensa que es resultado el aumento de presión en la cabeza o porque no se usa tanto dentro de una cápsula espacial, lo que se pudo constatar con los astronautas gemelos Kelly.

Gemelos Mark y Scott Kelly, los cuales sirvieron para experimentar con estancias de larga duración en ele espacio y ver sus efectos en el cuerpo humano.

Los huesos, si tu no los estas torciendo o jalando, -lo que pasa cuando uno camina- se empiezan a hacer porosos y el calcio que se pierde, se dirige al torrente sanguíneo, acumulándose en los riñones, produciendo piedras en los riñones – esas han sido algunas urgencias que se hemos tenido en el espacio-”, explica Salicrub.

También, uno de los puntos que más han preocupado a los astronautas, es el tema sobre la exposición del cuerpo humano a la radiación producida por el Sol y la que llega de los confines del espacio interestelar. Por ahora sabemos, que “los últimos estudios dicen, que los astronautas que han estado en el espacio, en órbita terrestre o en viajes largos como a la Luna, no han tenido mutaciones considerables como para decir que se ha producido un cáncer. Sin embargo, se debe de recordar, que, en un viaje a marte, la radiación solar y cósmica es mucho mayor, y en Marte no tienes una atmósfera tan gruesa, como la que tenemos en la Tierra, para protegernos”.

La alimentación en estos casos es muy importante. Salicrub, afirma que debe ser una dieta rica en nutrientes antioxidantes y ricos en omega 3 y 6, lo que será de utilidad para prevenir mutaciones en las células humanas.

Pero de los factores que más preocupa al especialista en ambientes extremos, son de índole psíquico; “cuando un ser humano está aislado y confinado, cambia su disposición psicológica…sobre todo en cuestiones de liderazgo, trabajo en equipo y obediencia. Cada misión espacial genera mucho estrés, debido a que hay protocolos, y secuencia de experimentos, que son muy estrictos y el tiempo no se puede estar perdiendo…Además, sí un astronauta se enferma, los demás tienen que cubrir sus funciones, haciendo que la carga de trabajo sea mayor y genere más estrés”.

¡Houston tenemos un problema!

Pese a las medidas para minorizar los efectos causados por la falta de las condiciones terrestres, se presenta uno de los mayores riesgos en los viajes espaciales prolongados, o estadías alejadas de los hospitales y especialistas de la salud.

El también piloto aviador profesional y paramédico de la Cruz Roja, asegura que, “actualmente todos los protocolos médicos que hay, es para estar en la órbita terrestre. Sí pasa una emergencia médica grave, brincan a una capsula Soyuz -siempre hay una capsula Soyuz de emergencia en la Estación Internacional Espacial-, y en 4 horas, en entrada balística, están tocando Kazajistán, en 5 horas en total, ya están en un hospital de primer nivel”.

Cápsula de emergencia Soyuz Foto: NASA

Otro aspecto de extrema complejidad, se refiere a la atención de emergencias médicas en los viajes prolongados y en lugares donde no pueda llegar un especialista médico o se cuente con el instrumental adecuado. Por ende, “es necesario desarrollar toda la parte necesaria para atender una urgencia médica una vez que estamos en el punto de no retorno. En ese momento cuando estamos en una misión a Marte o en un campamento lunar, en donde no sea tan fácil, tomar una cápsula y mandarla a la Tierra…” agrega, Carlos Salicrup, también graduado y candidato para astronauta, por parte del programa PoSUUM, de exploración en alta atmósfera y suborbital.

Un problema importante que se busca dar solución, son las cirugías en ambientes con microgravedad y ambientes cerrados, por lo que se ha trabajado en protocolos especializados en este tema. Por ejemplo, “si vas a operar alguien en el espacio, si usas anestesia intravenosa, en el espacio, los medicamentos se mueven de una forma distinta dentro del cuerpo, y pueden tener un efecto modificado, lo que puede causar un paro respiratorio afectando el cerebro. Se puede usar anestesia inhalada, pero, en ambientes cerrados como en una nave espacial puede ser contraproducente…También, al no haber gravedad, los órganos flotan y por la misma irritación que conlleva un procedimiento de esta magnitud, requiere una recuperación de alto riesgo”.

El siguiente gran paso: Marte

Un accidente en el espacio, que requiera una intervención médica mayor, como lo es el caso de una cirugía o la atención de alguna enfermedad compleja, implica la atención inmediata en el lugar.

Actualmente, Salicrub Díaz de León se encuentra colaborando en el desarrollo de protocolos médicos para los viajes al planeta Marte en la Academia de Marte (Mars Academy) y en el desarrollo de instrumentación médica para los mismos. Con su experiencia, al haber participado en el programa de transbordadores espaciales y en la atención de emergencias médicas en el Centro Espacial Kennedy, ha logrado registrar una patente para la trasmisión de datos médicos para tener preparadas las salas de urgencias y hospitales, lo que será de vital importancia en las futuras misiones espaciales.

Mars Medic Mission, es un proyecto de la NASA para entrenar futuros medicos para misiones a Marte.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escriba su comentario
Ingresa tu nombre aquí

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.