¿Los pulpos llegaron del espacio?

El genoma del pulpo muestra un nivel asombroso de complejidad con 33,000 genes.

0
154

Era la Copa del Mundo 2010, y desde su pecera en Oberhausen, Alemania, el famoso pulpo Paul daba a conocer al mundo su predicción sobre el posible ganador del Mundial jugado en Sudáfrica.

A 8 años del suceso, estos moluscos vuelven a figurar en el océano de información, esta ocasión a raíz de un estudio publicado en el Progress in Biophysics and Molecular Biology, titulado “Cause of Cambrian ExplosionTerrestrial or Cosmic?” (Causas de la Explosión Cámbrica: ¿Terrestre o Cósmica?)

¿Los pulpos llegaron del espacio? El documento escrito por un grupo de investigadores liderados por Edward J Steele, sugiere que la hipótesis formulada años atrás por Fred Hoyle y Chandra Wickramasinghe, mejor conocida como de la Panspermia, toma fuerza con estos seres acuáticos.

El genoma del pulpo muestra un nivel asombroso de complejidad con 33,000 genes codificadores de proteínas, más que los presentes en Homo sapiens. Su cerebro grande y sistema nervioso sofisticado, ojos tipo cámara, cuerpos flexibles, camuflaje instantáneo mediante la capacidad de cambiar de color y forma, son solo algunas de las características sorprendentes que aparecen de repente en la escena evolutiva.

Los genes transformadores que conducen desde el consenso ancestral Nautilus (p. Ej., Nautilus pompilius) a la sepia común (Sepia officinalis) hasta el calamar (Loligo vulgaris) y el pulpo común (Octopus vulgaris) no se encuentran fácilmente en ninguna forma de vida preexistente. Es plausible entonces sugerir que parecen ser tomados de un “futuro” lejano en términos de evolución terrestre, o más realistamente del cosmos en general.

La Panspermia propone que los organismos vivos llegaron a la Tierra mediante meteoritos u otros objetos desde el espacio. No obstante, sus críticos observan no contarse con suficiente evidencias para apoyar la idea. Adicionalmente, la hipótesis no ayuda a resolver la pregunta del surgimiento de la vida, simplemente traslada a otro punto del Universo su origen.

Sin embargo, Steele y su equipo sostienen: Una explicación plausible, desde nuestro punto de vista, es que los recientes genes son probablemente nuevas importaciones extraterrestres a la Tierra, más plausiblemente como un grupo ya coherente de genes funcionales dentro de (por ejemplo) huevos de pulpo criopreservados y protegidos con matriz.

Tal afirmación, como lo señala Karin Moelling, del Instituto Max Planck de Genética Molecular en Berlín, “no puede tomarse en serio”. Por su parte, Keith Baverstock del Departamento de Ciencias Ambientales y Biológicas de la Universidad de Finlandia Oriental, comentó que los autores habían presentando muchas pruebas que podrían apoyar un origen extraterrestre de la vida, pero no evidencia definitiva – argumentos que podrían no ser explicados en otros términos.